domingo, 10 de diciembre de 2017

Stressful conditions, not ‘sonic weapon,’ sickened U.S diplomats, Cuba panel asserts

HAVANA—After a 9-month probe hampered by lack of access to medical records, a panel of Cuban scientists today declared that U.S. diplomats here likely suffered a "collective psychogenic disorder" earlier this year, not the deliberate "health attack" that the U.S. Department of State has claimed.

Based on media reports about the mysterious symptoms, including hearing loss, nausea, vertigo, and memory lapses, some U.S. scientists had already reached similar conclusions. Stanley Fahn, a neurologist at Columbia University who has seen a summary of the Cuban report, agrees that "it could certainly all be psychogenic." That a panel appointed by the Cuban government dismisses the U.S. claims may not be surprising, and the Federal Bureau of Investigation is still leading what State Department officials have described as a "vigorous" multiagency investigation. But the Cuban report summary, obtained by ScienceInsider, reveals intriguing details. For instance, a high-frequency noise that some had identified as a possible "sonic weapon" may have been crickets chirping.

The State Department declined to comment on the Cuban findings. "We continue to cooperate with the Cubans in this regard within appropriate channels," a spokesperson told ScienceInsider. At present, the spokesperson said, "We do not have definitive answers on the source or cause of the attacks."

The baffling episode has added to the growing ill will between the two countries, which has chilled scientific cooperation. The State Department has taken pains not to blame Cuba for the alleged attacks. But it has accused the Cuban government of failing to protect U.S. diplomats, and in September it evacuated family members and non-emergency personnel. The United States also ordered Cuba to drastically pare down staff at its embassy in Washington, D.C.

U.S. diplomats first reported symptoms that could not be easily explained in November 2016. "We have never seen this anyplace in the world before," State Department spokesperson Heather Nauert in Washington, D.C., declared this September. At last count, 22 U.S. diplomats and, reportedly, five Canadian families said they had been harmed at their residences or at two hotels here. A few diplomats reportedly showed signs of brain trauma.

"When I first heard about the attacks, it sounded like an X-Files episode," says Manuel Jorge Villar Kuscevic, an ear, nose, and throat specialist at Enrique Cabrera Hospital here. In March, he was tapped to chair a committee of 20 physicians, neurologists, acoustic scientists, physicists, and psychologists to probe the mystery.

"We started with the assumption that something happened—that this was not a pure fabrication," says panel member Mitchell Valdés-Sosa, director of the Cuban Neuroscience Center here. But the team had little to go on. U.S. officials would not share detailed medical data, explaining that they wanted to protect diplomats' privacy. That's unfortunate, says Mark Rasenick, a neuroscientist at the University of Illinois College of Medicine in Chicago. "The refusal to share data has prevented progress" in solving the puzzle.

With no access to the diplomats, the Cubans conducted audiometric tests on diplomats' neighbors and domestic workers in the diplomats' homes, who might also have been exposed to harmful acoustic waves. Three of 20 people tested had abnormalities in the eardrum, inner ear, and cochlea, but all had preexisting hearing deficits.

A search for environmental sounds near the sites of the alleged attacks could not identify any loud enough to inflict hearing loss. "To harm someone from outside a room, a sonic weapon would have to emit a sound above 130 decibels," says Kuscevic, who equates that to the roar of four jet engines on the street outside a house.

U.S. officials did provide sound recordings—possibly made by diplomats or family members in and around their homes—to the Cuban team. For comparison, Carlos Barcelo Pérez, an environmental physicist at the National Institute of Hygiene, Epidemiology and Microbiology here, recorded evening sounds around the residences. The biggest noisemakers were insects. Pérez found that the Jamaican field cricket (Gryllus assimilis) chirps at a frequency matching the grating sound on the recordings, which topped out at 74.6 decibels—not loud enough to damage hearing, he says.

Reports that some diplomats suffered brain trauma also undermine the acoustic attack hypothesis. In medical procedures, ultrasound is used to destroy brain tumors, but it attenuates rapidly with distance. The Cubans also concluded that the reported symptoms imply more serious brain injuries than anyone is alleging—and some U.S. researchers agree. "The combination of sudden onset of hearing loss, tinnitus, headaches, vertigo, nausea, insomnia, anxiety, and memory problems would have to be related to multiple lesions in both brain hemispheres," says neurologist Alberto Espay of the University of Cincinnati in Ohio, who has read the Cuban report. Based on what little the State Department has revealed, he says, that "wasn't the case here."

The Cuban panel evaluated other possible causes of the symptoms. For instance, U.S. officials questioned whether aerial fumigation to kill mosquitoes could be the culprit. The insecticide of choice in Cuba is permethrin, which in acute doses can cause nausea, headaches, and shortness of breath. The Cuban team found no evidence of excessive use of the fumigant, Kuscevic says.

"We have devoted months to this work, but we have not found any evidence that could substantiate [the U.S.] claims," says panel member Antonio Paz Cordovéz, president of the Cuban Society of Otorhinolaryngology here. He and his colleagues kept circling back to the idea of mass stress. Around the time the first diplomats here fell ill, the U.S. embassy was bracing for a downturn in relations. President Donald Trump had just won the election, and he had vowed to slow or reverse the rapprochement that his predecessor had begun.

"That kind of situation leads you to feel threatened," says panelist Dionisio Zaldívar Pérez, a psychologist at Havana University. He believes the U.S. government fueled anxiety by labeling the illnesses an attack. In the "very closed community of English-speaking diplomats who have few connections with the Cuban population," Valdés-Sosa adds, stress could quickly escalate. "U.S. neurologists provided with the evidence given to the Cuban committee would have arrived at the same conclusion," Espay says.

Valdés-Sosa, a neurophysiologist, emphasizes that the panel's findings are provisional. "If any evidence were available, we would be willing to revise our conclusions," he says. And they are eager to team up with U.S. scientists. That's unlikely, in the present climate. But Rasenick says joint research "would bring benefit to both diplomacy and to those diplomats reporting health problems."

jueves, 7 de diciembre de 2017

Visión cubana sobre prosperidad y desarrollo en la revista Catauro


Tomado de: http://www.uneac.org.cu/noticias/vision-cubana-sobre-prosperidad-y-desarrollo-en-la-revista-catauro

La Revista Cubana de Antropología Catauro, que semestralmente publica la Fundación Fernando Ortíz, siempre ha dado de qué hablar por los temas que propone a debate. Su más reciente entrega fue presentada en la tarde del miércoles 5 de diciembre en la sala Rubén Martínez Villena de la UNEAC (la revista número 32, correspondiente al segundo semestre de 2015), con un tema tan complejo como polémico: “el concepto de desarrollo y prosperidad para el cubano de hoy.”

Miguel Barnet, en calidad de director de la revista y de la Fundación, al introducir la presentación expresó su satisfacción por el crecimiento en profundidad y análisis que ha tenido esta reflexión semestral, porque ha traído al debate temas complejos de la sociedad cubana actual que no pueden ser tratados de otra forma que con valentía y objetividad. “La ciencia no tiene padrinos”, indicó y la revista “está en la obligación de abordar con óptica incisiva, profunda, analítica todo lo que concierne a la sociedad”.

Comentó que esta publicación tiene una historia “posiblemente subterránea”, pues no se trata de una revista que salga en las primeras planas de los medios ni que se venda en quioscos o aeropuertos; sin embargo, se lee y se vende a partir de la búsqueda de lectores inteligentes: académicos y estudiosos de la realidad de nuestro país que reconocen la seriedad de cada entrega. Este trabajo requiere de “equilibrio, continuidad y desarrollo”, lo que se ha podido lograr con el apoyo del equipo de trabajo de la Fundación Fernando Ortiz, sobre todo por sus saberes para elaborar una revista balanceada.

Para presentar este número, y abordar el tema tan complejo que trata, se escogió al profesor de psicología de la Universidad de La Habana Manuel Calviño quien, ante todo, agradeció la oportunidad de ser invitado a hablar sobre una revista que ha realizado aportes fundamentales al pensamiento nacional, en función del respeto a la necesidad de la reflexión.

Valoró que el abordaje sobre los conceptos de desarrollo y prosperidad, desde la perspectiva cubana de estos días, realizado por los intelectuales que participan en este número – que incluye nombres como Abel Prieto, Jesús Guanche, Ana Cairo, José Luis Rodríguez, Elier Ramírez, Yoss, entre muchos otros – logra revelar el “ajiaco monumental” que sabe a Cuba para construir la identidad de lo que somos, de lo que asimilamos y definimos, para el presente y el futuro de la nación.

El análisis se complejiza a partir de que son muchas las formas de ser las del cubano de hoy; sin embargo, la “prosperidad” se sintetiza tanto en “mejorar” y “avanzar” —lo que significa “dejar atrás” las tensiones cotidianas— como en progresar a nivel social, en el aumento de los índices cualitativos de referencia. No menos complejo se presenta el concepto de “desarrollo”, en la expresión de la existencia más plena que debe conducir al crecimiento material, mental y espiritual.

Sobre esta base, en las páginas de la revista se pueden encontrar abundantes argumentos al diálogo sobre diversas aristas de ambos temas, que incluyen el impacto de las hegemonías culturales y los avances tecnológicos —porque las nociones de prosperidad y desarrollo se venden y se promocionan en los medios—, con sus proyecciones asimétricas en la sociedad; la necesidad de un cambio de paradigma para ambos conceptos; la pérdida de los sentidos en la carrera por alcanzar la prosperidad y el patrón de referencia sobre sus índices de medición —a partir de la pertenencia o no a grupos de mayores ingresos, con el consecuente papel del dinero—; los niveles de desigualdad emergentes, que cada vez son más evidentes con los “nuevos ricos” y los “nuevos pobres”, más el debate acompañante; la necesidad de una mirada desde la cultura al desarrollo y la prosperidad; la emergencia del apoliticismo, entre otros aspectos.

Calviño destacó que después de la lectura de la nueva entrega de Catauro, no nos quedaremos indiferentes pues nos regala una aproximación al diálogo para tratar de comprender la Cuba de hoy, poniendo énfasis en las búsquedas del criterio de la prosperidad y el desarrollo sobre la base de los valores humanos que han enriquecido el alma cubana.  

miércoles, 22 de noviembre de 2017

El Simposio de quienes hacen la literatura universal


Tomado de: http://www.uneac.org.cu/noticias/el-simposio-de-quienes-hacen-la-literatura-universal

El XIV Simposio Internacional de Traducción Literaria, organizado con carácter bienal por la Asociación de Escritores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), se inició en la mañana del martes 21 de noviembre en la sala Rubén Martínez Villena y contó con la presencia del presidente de la Federación Internacional de Traductores (FIT), Kevin Kirk.

Al hacer la introducción del evento, el presidente de la Asociación de Escritores Alex Pausides destacó que la participación de esta reconocida personalidad internacional en el mundo de la traducción prestigia no solo al Simposio sino a todos los traductores cubanos, que han merecido que Cuba fuera seleccionada como la sede del congreso mundial de traductores en el año 2020.

Pausides resaltó la frase escogida para encabezar los debates, a decir de Saramago: “los escritores hacen las literaturas nacionales, los traductores hacen la literatura universal”, porque son ellos los mediadores entre la literatura del mundo y la nacional, quienes “convierten en posibilidad el conocimiento de lo que se escribe en un país para que se reconozca a nivel mundial.”

Por su parte, Kevin Kirk agradeció a la UNEAC el privilegio de dirigirse a los traductores cubanos en un país que le ha “robado el corazón”, sobre todo por la importancia que se le ha concedido en Cuba a esta rama del arte, evidenciado con los 14 eventos consecutivos que ha realizado la UNEAC hasta el momento, con presencia internacional.

“Reunir académicos de experiencia en la investigación de la traducción literaria y promover entre ellos el debate es esencial para la revitalización de este quehacer, sobre todo con tantas caras jóvenes que participan”, recalcó. Igualmente señaló que los traductores son co-creadores de una obra de arte, pues no se trata de reducir las sociedades a una obra sencilla y homogénea, sino de promover una comprensión común de la diversidad del mundo, “creamos una experiencia compartida y contribuimos al desarrollo de la cultura por la paz”.

Jesús Írsula, presidente de la Sección de Traducción Literaria y anfitrión del encuentro, destacó que el evento se desarrollará hasta el jueves 23 con la presentación de numerosas ponencias que abordan diversos temas además de antologías, obras de traducción cubanas y extranjeras, para terminar con una fiesta de traducción en el Hurón Azul con el objetivo de festejar el desarrollo que ha adquirido esta expresión artística en Cuba.

Anunció que en la sesión final del Simposio se entregará el Premio de Traducción Literaria José Rodríguez Feo, que organiza la Asociación de Escritores cada dos años, y resaltó la presencia en el evento de los tres cubanos que han sido galardonados con el Premio de la FIT: Julia Calzadilla, Lourdes Arencibia y Rodolfo Alpízar.

La primera ponencia del Simposio corrió a cargo de Josefina (Fefé) Diego, hija del reconocido escritor, poeta y ensayista Eliseo Diego, quien presentó su trabajo titulado "Lo que me cuentan los libros de la biblioteca de mi padre", una segunda aproximación al largo recorrido que Fefé ha hecho en la rica experiencia de explorar los libros de su padre.


Entre otros destacó el libro que él escribió titulado Conversación con los difuntos, dándole una particular importancia porque en él define lo que es una buena traducción, como parte de esa ardua labor que requiere transmitir el ambiente de lo que otra persona escribió, en esa difícil tarea de expresar “no solo la verdad de la escritura, sino la verdad de la poesía.”

lunes, 6 de noviembre de 2017

Hablar del arte en la locución


Tomado de: http://www.uneac.org.cu/noticias/hablar-del-arte-en-la-locucion

La mañana del tercer y último día del evento teórico del Concurso Caracol 2017, el viernes 3 de noviembre en la sala Rubén Martínez Villena de la UNEAC, fue dedicado a debatir sobre El Arte de la locución con la participación de destacados expertos en el tema de la radio y la televisión.

La moderación del panel corrió a cargo de la Presidenta de la Asociación de Cine, Radio y Televisión, la destacada locutora Rosalía Arnáez, quien resaltó que no se puede absolutizar el dicho que se le atribuye a Confucio de que una imagen vale más que mil palabras, pues "sin voz no hay radio ni televisión" e inició el debate con una pregunta esencial: ¿son los locutores comunicadores o artistas?

El profesor Luis Alarcón, quien además de ser una voz reconocible de la radio y la televisión cubanas se ha dedicado por muchos años a la docencia, inició las reflexiones destacando que, a partir de la diversidad de manifestaciones en la que se tiene que desarrollar un locutor –noticieros, eventos, dramatizados, musicales, etc.–, no hay dudas de que el arte tiene que ser un don esencial de los que se dediquen a la locución.

“Es un artista que tiene la necesidad de ejercer el don de la palabra”, sentenció, porque “hay sentimientos que nunca una imagen podrá transmitir como la voz humana”: cuando se tiene que expresar humor, intrigas, drama, pesar, oficialidad, es una manifestación del arte que esa persona tenga que ponerse en función de cada instante.

Lamentó la existencia de lagunas, tanto en la radio como en la televisión, que son una expresión de la subvaloración que algunos le dan a la importancia de la voz humana como canal de la comunicación para lograr el éxito de una obra acabada. Valoró que hay directores que prestan más atención a este elemento, pero no siempre sucede y se utilizan a personas que no están suficientemente capacitadas y su negativo resultado no es atribuible a los locutores.

Consideró que nadie es perfecto y ejemplos tenemos en los medios de cómo un buen locutor es capaz de superar sus limitaciones para lograr excelentes resultados. Recordó a Manolo Ortega, como un paradigma de la dualidad entre locución y arte; a Germán Pinelli, a quien le faltaba la voz y lo sabía suplir con sus habilidades de actuación; a Mireya de la Torre, actriz y cantante que en su forma de hacer locución era capaz de “acariciar la cámara”, entre otros.

La destacada actriz y locutora Obelia Blanco se alegró de participar en un panel que le llamó la atención desde el título propuesto porque “hay que hablar del arte en la locución, pues ya casi nadie habla de ello”, lo que conduce a errores que vemos a diario en los medios. Valoró que todo artista que domine la técnica de la actuación tiene la capacidad de ser un excelente locutor: “tienes que sentir lo que lees, por eso todo locutor tiene que ser actor”.

Comentó que desde niña le gustó leer a los demás las revistas que llegaban a su casa y, además, siempre tuvo el sueño de ser actriz, por eso “la locución estuvo en mí desde los inicios, sin percatarme”. Sin embargo, no descuida la necesidad de superarse cada vez que puede en las escuelas de locución, pues la formación es fundamental para esa manifestación artística, y valoró que eso ha sido lo que la ha mantenido en activo a pesar de sus 75 años.

Rosalía retomó la idea de que se puede ser muy buen comunicador, pero la locución es diferente porque “saca el artista que llevamos dentro”: es un arte en el que se debe transmitir sentimientos y hay saber manejar muy bien la simpatía, el carisma, el desenvolvimiento rápido, entre otras aptitudes con las que se nace y están en constante evolución.

En el debate, se acotaron otros elementos imprescindibles para la buena locución, que no es solo voz y cara sino también talento y oficio, tomar en cuenta elementos como el timbre, la preparación, la cultura general de quien pretenda hacer este trabajo, la integración con otras ramas del medio como los directores y guionistas, la comunicación extra verbal, el vestuario, el método de dirección de locutores, la suficiente agilidad para arreglar situaciones inesperadas, la desventaja de la radio frente a la televisión y el cine, entre otros temas.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Quitando el velo del olvido a quienes han hecho nuestra televisión

Tomado de: http://www.uneac.org.cu/noticias/quitando-el-velo-del-olvido-quienes-han-hecho-nuestra-television

El evento teórico del Concurso Caracol de la UNEAC, que se inició con un día entero dedicado a la televisión el miércoles 1ro de noviembre en la sala Rubén Martínez Villena, reservó la sesión de la tarde para homenajear a algunas figuras que han hecho posible el desarrollo de ese medio en nuestro país.

Al hacer la introducción, la presidenta de la Asociación de Cine, Radio y Televisión Rosalía Arnáez resaltó la importancia que ha tenido la televisión para el pueblo cubano, en medio de todas las adversidades que ha debido enfrentar, sirviendo como aliciente para disfrutar la emoción de lo que han preparado artistas y técnicos en su programación.

Por ese motivo, destacó el papel que debe jugar la UNEAC —sobre todo durante la celebración de estos festivales y concursos— para “quitar el velo del olvido” a tantas personas que han logrado transformar esta magia en realidad.

Abelino Couceiro, miembro del Ejecutivo de la Asociación, mencionó como primer recuerdo de la tarde a Mirta Muñiz.

Posteriormente la Asociación quiso hacerle un homenaje a Carlos Alberto Cremata quien, aunque no presentó sus trabajos al Premio Caracol, se le destacó por la importante labor que ha desarrollado con La Colmena TV. Rosalía indicó que el Caracol no quería pasar por alto trabajos destacados en el medio, a pesar de que no se lleven a concurso, y calificó lo realizado por Cremata como un “destello de calidad” en el contexto actual de la televisión.

Para terminar, se presentó un corto documental de Lupe Alfonso que, con el título de ¿Te das cuenta? le hace un merecido homenaje al director Germán Navarro Ors, recordado por programas imprescindibles de la televisión cubana como Tía Tata cuenta cuentosAmigo y sus amiguitos, numerosos Teatro ICR, aventuras como Tres Amigos y el Conde de Montecristo, policíacos memorables como Sector 40 y Su propia guerra, entre muchos otros: Cita con Rosita, Detrás de la FachadaSan Nicolás del PeladeroJuntos a las 9, entre otros.